Una ceiba en el cielo

Autor: Julio Serrano Echeverría

 

Un amigo me señalaba las montañas con la ingenuidad de un niño que mira por primera vez el mar. Miralas, me decía. Son como las bases de las ceibas. La forma en que caen sobre el suelo, como cubriendo un bulto sagrado, los pliegues, la suavidad con que cae un volcán es la misma de la de las ceibas. Y claro está, de qué tamaño habría de ser esa ceiba de la cual el volcán es su base.

Entonces sube uno la mirada al cielo y las nubes podrían ser de ceniza, o de un follaje azul, azul grisáceo: las cenizas. Nos resulta muy natural relacionar memoria con ceniza, ha de ser algún tipo de antigua magia lingüística, algo compartirá ceniza con memoria, algo compartirá memoria con corazón.

También piensa uno en huesos cuando nos dicen ceniza.

El Volcán de Fuego hace erupción y volvemos a aparecer en las noticias porque cierran el aeropuerto. La noticia también pudo haber sido algo mucho más sencillo: estamos vivos.

Julio SE

Detalle ilustración Recordación Florida, Fuentes y Guzmán

Temas / Tags

Celeste Mayorga Chajul colaboración el fuego ensayo oral Estrada Cabrera memoria oralidad piedras Plaza Pública poética Quetzaltenango sueños Tigres del Norte Volcanes Xelajú