Catafixia Editorial,
100 páginas,
2017

Es un tiempo oportuno para hablar del arte como experiencia, también es oportuno hablar de comunidad y de las formas en que nos organizamos para seguirle dando sentido a la vida, cada noche, cada sesión alrededor de un fuego que ningún poder ha logrado apagar.

Estados de la materia es una de las manifestaciones de una experiencia más compleja y generosa, el ensayo oral Ser el fuego, un proyecto que nació a partir de la Beca a la investigación y a la creación artística de la Fundación Yaxs y que tomó forma en la exploración de la imagen, del dibujo, de la tradición oral, de la construcción comunitaria y del conocimiento colectivo. De ahí que podamos imaginar que Estados de la materia también es un ensayo, un diario de campo, una libreta de bocetos, un libro de poesía y las notas al pie de un relato que existe solo si nos reunimos a hablar alrededor de alguna de las manifestaciones del fuego y de la palabra.

Varios años de trabajo encuentran sosiego en estas páginas, en el transcurso de los días fueron floreciendo las piedras, algunas compartieron sus secretos, y otras solo estaban ahí haciéndose palabras en estas páginas que, luego de largas y generosas conversaciones con muchas personas poseedoras de saberes y sensibilidades telúricas, quedan acá como el registro de un relato que apenas empieza a contarse.

edlm